Casas de Vida

grupos pequeños
donde nadie se encuentra solo
 
 
En una Casa de Vida, te conectas y compartes con personas como tu. El llegar a conocer a Jesus no es una jornada solitaria. Es mejor hacerlo juntos.