Creemos que la Biblia es la Palabra de Dios y que es correcta, tiene autoridad y es aplicable a nuestro diario vivir.
 
Creemos en un solo Dios quien es el Creador. El es revelado en tres personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. El es amor en su totalidad y es completamente santo. 
 
Creemos que el pecado nos ha separado de Dios y Su proposito en nuestras vidas. 
 
Creemos en la Deidad del Señor Jesucristo como Hijo de Dios. Jesús fue humano y divino a la misma vez. El vivió una vida de ejemplo y sin pecado, murió en la cruz por nosotros y resucitó al tercer día para comprobar Su victoria y para darnos poder. 
 
Creemos que la para recibir perdón y experimentar el “nuevo nacimiento” debemos arrepentirnos de nuestros pecados, creer en el Señor Jesucristo y someternos a Su voluntad para nuestra vida.
 
Creemos que para vivir la vida santa y fructifera que Dios quiere que vivamos, necesitamos bautisarnos en agua y ser llenos del poder del Espiritu Santo. El Espiritu Santo nos permite usar dones espirituales, incluyendo el hablar el lenguas. 
 
Creemos en el poder y la importancia de la Iglesia y la necesidad que tiene todo creyente de reunirse para tener tener compañerismo, orar y tener comunión.
 
Creemos que Dios nos ha equipado individualmente para que exitosamente alcancemos Su propósito para nuestra vida, que es adorar a Dios, cumplir nuestro papel en la Iglesia y servir a nuestra comunidad.
 
Creemos que Dios quiere sanar y transformarnos para que vivamos vidas saludables y de bendición. Así podremos ayudar a otros mas eficazmente.
 
Creemos que nuestro destino eterno en el Cielo o el infierno es determinado por nuestra respuesta al Señor Jesucristo. 
 
Creemos que el Señor Jesucristo regresa por su Iglesia como El ha prometido. 
 
 
Casa del Alfarero es miembro de las Asambleas de Dios (AD). Para ver la historia, liderazgo y referencias bíblicas para nuestras creencias, visita la página de las Asambleas de Dios.
 
 
Nuestros Valores
 
Casa del Alfarero es:
 
1. Un lugar de compañerismo
Nuestro deseo es establecer lazos de amistad dentro de las familias y quienes nos visitan.
2. Un lugar de capacitación
Reconocemos que el estudio de la Biblia es vital para nuestro crecimiento espiritual, moral y emocional.
3. Un lugar de servicio
Servimos siguiendo como ejemplo el ministerio de servicio de Jesús, ministrando a las necesidades de nuestros miembros y la comunidad.
4. Un lugar de adoración
Adorar es desarrollar un ambiente de unidad y deleite donde celebramos fervorosamente la vida y el gozo de Dios.
5. Un lugar para toda la familia
La familia siempre ha estado en el corazón de Dios. Por lo tanto, Casa del Alfarero ofrece una variedad de programas para influenciar en todas las familias.